De cómo gracias a los extraterrestres soy eternamente joven


Cocoon se basó en unos vejetes del IMSERSO en Benidorm

Si ya sabéis de mis andanzas, habréis descubierto que hace un tiempo vendí mi alma al Hombre de Rojo. Original como soy yo, no lo hice por dinero, por el amor de mi vida o la paz en la Tierra, sino por conseguir escribir la obra de ficción perfecta. Ahora, y gracias a liberarme de 21 gramos de mi peso con el último aliento de este cuerpo famélico, he conseguido entrar en un club bastante selecto que me guía través de las tempestuosas aguas del anonimato hacia el estrellato más absoluto.

¡MOLA!

Lo cierto es que desde que firmé el contrato y reciclé convenientemente la pajita terrorífica en el contenedor amarillo, no he notado que mi intelecto o mi imaginación hayan mejorado ni un poco. Es más, me noto un poco más tonta. Ya, ya… Oigo vuestros gritos reprobatorios desde lo más lejano de vuestros salones, oficinas, cuartos de baño y… bueno, desde donde estás tú. Sí, tú. Tú ya sabes quién eres.

Supongo que el Hombre de Rojo sabrá lo que está haciendo. Seguro que ha pensado que mi intelecto superior sólo me estaba causando problemas y que el llevarme a un nivel un poco inferior (ligerísimamente, que quede perfectamente claro) para ponerme a la altura de los demás guionistas, iba a ser la clave de mi triunfo.

Sin embargo, no puedo de dejar de frotarme las manos. Tengo un 2×1, una oferta del día de Reyes y un as en la manga todo junto. ¿Quién soy yo para andar reprobando la forma de trabajar del Señor Rojo? Mi trabajo sólo consistía en dejarme seducir por el éxito y la gloria y ya lo he hecho, ¿no?

Y ahora dejad de increparme. No os voy a contar por qué estoy tan tranquila… sólo os diré que hace años mi dulce y anciana abuelita (que no la juiciosa y venerable abuela que me llevaba al cine), pasó durante un tiempo los veranos en Benidorm debido a su artritis.

Yo la visitaba de tanto en tanto y me entristecía pensar que se estaba haciendo muy mayor y que me quedaba poco tiempo para disfrutar de ella. Recuerdo especialmente aquel fin de semana de pre-verano que fui a pasar con ella antes de los exámenes de junio y en el que le prometí que volvería después de que publicasen las notas.

Ninguna de estas era mi abuelita. Ella molaba más.

La verdad es que adoraba a mi abuelita y la había visto bastante deprimida. No la animaban las partidas de petanca por el dolor en las muñecas, ya no era la campeona de conga las noches caribeñas en el hotel y había cancelado su bono de saltos base… en fin, sus amigos me llegaron a decir: “Guionista Famélica, quién la ha visto y quién la ve” con una lagrimita en el rabillo del ojo.  “Algo habrá que hacer”, repuse. “Volveré después de las notas y buscaremos un buen médico”.

Así ocurrió. Pero al volver, parece ser que ya habían hecho algo por su cuenta.

Un amigo de un amigo les había recomendado al grupo unas piscinas naturales muy beneficiosas para la artritis y, cuando volví, mi abuela había rejuvenecido 55 años y estaba cañón.

Por supuesto me introdujeron a mí dentro de la piscina muy en contra de mi voluntad… ji, ji, ji. Lo bueno es que los jóvenes no rejuvenecíamos sino que nos mejoraba la celulitis, todo se ponía más en su sitio y se arreglaba la vista. Luego me explicaron que era debido a unos capullos extraterrestres y que sería eternamente joven.

Todo cobra sentido ahora ¿verdad? ¡Claro que sí! He engañado a la muerte y al Señor Rojo al mismo tiempo.

Y no. Esto no tiene nada que ver con Cocoon.

Anuncios

Acerca de La Guionista Famélica

La Guionista Famélica.
Esta entrada fue publicada en Mi vida en prosa y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s