Dune


Dune es la única película de David Lynch que soporto.

¡Eh, eh, vosotros!. Los pseudo-gafapastas. Ya podéis ir a cascárosla a otro lado. Esta entrada no es para los que piensan que los enanos vestidos de marinero y los travestis reconvertidos en investigadores del FBI son lo más de la ruptura cinematográfica.

Yo he visto de todo. Eso incluye desde “Viaje a la Luna” hasta “El circo de los extraños (el aprendiz de vampiro)” y la mayor parte de las películas de David Lynch son infumables. Son taaaaaan pesadas que, cuando cogió por banda algo que vio la gente, hizo una serie y dos películas.

Sin embargo, para qué hablar de lo que no me gusta cuando David hizo algo que adoro. Hizo Dune.

Por supuesto, no puede llevarse todo el mérito. El verdadero genio creativo fue Frank Herbert. Él creó un mundo fascinante de una complejidad y una profundidad filosófica que hace palidecer a muchas mentes pensantes, cultas y supuestamente dedicadas a cosas menos terrenales. Porque seamos claros: hay muchos prejuicios sobre la literatura de ciencia ficción. Y por extensión, hacia el cine de ciencia ficción. Y por eso no paso.

Para mí hay varias clases de ciencia ficción, pero no todas son buenas. Seguramente, los que dicen: “Vaya, una de ciencia ficción. Menudo rollo. Tíos raros en naves espaciales. Esa es para frikis disfrazados “, nunca hayan visto Dune y, lo más importante, no saben diferenciar lo que hace que una película de ciencia ficción sea una buena película.

Veamos:

1.- Las películas que pasan en el futuro y basan toda su trama en los efectos especiales. ¿Qué demonios es eso? Nada. Sólo efectos especiales. Los coches vuelan, los perros hablan y los robots te hacen la colada. Es todo pura quinesis. A veces mola y a veces no. Ver una película de estas características es más o menos equiparable a un subidón de azúcar momentáneo. Gusta y luego a otra cosa, mariposa. No os equivoquéis, todo el mundo necesita olvidarse del jefe insoportable, de los niños o del móvil que no deja de sonar y ponerse hasta arriba de palomitas y coca-cola mientras suelta adrenalina y le taladran la cabeza. Es un derecho inalienable del Homo Consumiens actual.

Pero como toda pieza de consumo, suele acabar degradada por el propio consumidor, especialmente si se encuentra en una conversación con otros Homo Consumiens universitarios.

Ejemplo:

– Ayer fuimos yo, Claude y su pareja poliamorosa a ver “La cinta blanca” de Haneke a la Enana Marrón. Es una vergüenza que no haya más cines en los que se pueda disfrutar del inconmensurable pacer de escuchar una película en su idioma original. El alemán es una lengua de una gran expresividad y toda su magia se pierde con el doblaje. ¿Y tú? ¿Has visto alguna nueva delicatessen?

– Hmmm (¿lo digo o no lo digo?… voy a quedar como un mamón si lo digo. Haneke, Haneke… joder, debí prestar más atención a las clases de cine contemporáneo pero es que siendo a primera hora quién soporta esos bodrios… la madre que lo parió, con que cara le digo yo a éste que el fin de semana he visto “2012”… qué peli más divertida. Las palomitas estaban un poco saladas… venga, lo digo). Ehhh… sí, este fin de semana me pillé en el videoclub una selección de mis películas favoritas de David Lynch.

– ¡David Lynch! Todo un clásico, menos Dune, por supuesto. Espero que esa no la cogieses… y bla, bla, bla, bla….

2.- Las películas que podrían desarrollarse en el pasado, en el futuro o ahora mismo porque la historia es de aúpa. La ambientación es futurista, la premisa es futurista o alguna de su características hacen que en la actualidad sus elementos resulten inalcanzables en nuestra sociedad, pero eso no importa demasiado. Es una simple excusa para contarnos una historia que gana con el exotismo de la ciencia ficción. Por ejemplo “Terminator”, una película construida sobre un enorme agujero negro espacio-temporal que no le importa a nadie, porque nos cuenta la historia de un super-robot asesino e implacable que quiere acabar con la Virgen María (¿nunca os habíais dado cuenta de lo de John Connor – J.C. – salvador de todos nosotros?)

3.- El Súmmum. El Premium. El GRADUS MÁXIMUS de la Ciencia Ficción son las obras de arte en las que un visionario es capaz de viajar sin moverse del sitio y plasmar la raza humana futura, su sociedad, pensamientos, religión, filosofía, deseos, perversiones y política entre muchas cosas. Durante un pedazo de tiempo, abrirnos una ventana a ese mundo para mostrarnos cómo podríamos ser y que nos estremezcamos de placer o de horror.

Dune pertenece a esta tercera clase de ciencia-ficción.

Algunas personas creen que si una novela es buena, hacer una película es una herejía. Es porque no saben que la literatura y el cine son dos cosas totalmente diferentes. Para adaptar una novela tienes que captar su esencia profunda y volver a escribirla para que se vea en una pantalla. Las novelas pasan casi siempre en la cabeza de alguien y eso no se puede rodar. Los sentimientos no se ven, los pensamientos no se ven, las dudas no se ven. Sólo las acciones que los personajes deciden desarrollar se pueden filmar.

Leed un libro como Dune y luego pensad si se puede hacer una película de él. Luego ved lo que hizo David Lynch y aprenderéis cómo se adapta lo inadaptable. Os puede gustar más o menos, pero pensad una cosa: ¿qué merece más la pena? ¿ver “El código Da Vinci” y “El niño con el pijama a rayas” o leer los libros? Yo te lo digo. Da lo mismo porque son exactamente iguales.

Y eso no mola.

Acerca de La Guionista Famélica

La Guionista Famélica.
Esta entrada fue publicada en Películas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Dune

  1. Toño dijo:

    Estimada guionista:

    Ése planeta (Arrakis) poblado de seres con ojos de color azulado, en una sociedad toxicómana hasta las trancas (la melange, oh, la melange), corrupta (lo normal en una evolución de futuro, teniendo en cuenta nuestro presente) y altamente fanática en cuanto a lo religioso, se plasmó en formato película hace mucho tiempo, ciertamente, y también en formato libro.

    Confieso, y sé que me considerarás un hereje (“lo bueno de las religiones es que crean herejes”… me encanta esa frase!), que la película me resultó bastante indiferente en su momento. Me dejó frio. Quizás sea porque el libro, la historia de Dune, es muy superior como obra de arte a la película.

    Sí, los efectos son una pasada, el vestuario y los decorados ni te cuento, la música también…. pero, diantres, que me dejó esperando algo más. Después de leer su primer libro, vi la película y… chof total. Recuerdo que estaba en el cartel el señor Sting en sus años mozos, que es lo que le dió bastante cancha a la peli, amén del nombre de David Lynch, la banda sonora de Toto y alguna cosa más que no recuerdo.

    Y eso fue en su momento. Igual ahora (bueno, ahora no que estoy atendiendo a otros menesteres, pero cuando los termine) me pongo a revisarla y sí me convence. Es posible. La tengo en mi larga lista de cosas por hacer, junto con volver a ver Tron antes que estrenen su nueva versión. ¿Recuerdas Tron? ¡¡Cielos!! Todo un hito en la historia del cine. Dune también, por supuesto, junto a tantas otras que pasaron sin pena ni gloria.

    En fin, estimada Guionista. Estoy de acuerdo en que el señor Lynch me parece un pelmazo. Tiene legiones de seguidores, pero a mi esas cosas tan densas, oscuras, en muchas ocasiones surrealistas y grotescas situaciones que propone…. no me convencen del todo. Ahora de momento no😉

    Saludos!!

    PD: enhorabuena por el blog!! Sigue así

  2. ¡Muchas gracias por tu aporte!
    Lo interesante de escribir y dejar que los demás ofrezcan sus comentarios es que la gente se siente libre de dar su punto de vista. No voy a tacharte de hereje porque no te guste algo que a mí sí. Disiento, luego existo.
    Hagamos una cosa. En mi cabeza, Tron aparece como un insoportable batiburrillo. Eso es porque la vi con 8 o 9 años. Pero he visto el nuevo trailer y me parece impresionante. Yo daré una segunda oportunidad a Tron y tú revisa cuando puedas Dune. Luego, compartimos disentimientos.
    ¡Saludos!
    La Guionista Famélica

  3. A mí me gusta Twin Peaks y Blue Velvet… Confieso que los enanos pirados y los detectives travestidos me hacen gracia. Creo que es una cuestión de gustos personales y no de calidad. Aunque estoy de acuerdo contigo en que Mr. Lynch tiene a veces unas idas de olla que no soportan ni los gafapasta que juran adorarlo…

  4. Estoy de acuerdo contigo, Guionista Reflexiva. Los gustos son como los hombres, hay tantos precisamente para que escojamos. Algunos eligen “Cabeza borradora” (los más surrealistas), otros “Una historia verdadera” (los que pasaban por allí y no sabían que era de Lynch), pero a mí me mola la ciencia-ficción.
    Además elegir Dune es un elogio porque valoro que una persona sea capaz de desenvolverse (desde su propio estilo) en diversos géneros. Que no se encasille, y lo más importante que escriba (aunque también dirija).
    Este es un blog para reivindicar a los guionistas. Así que ¡ten points!

  5. anagnorico dijo:

    Te estaba escribiendo un comentario largo, pero creo que acabo de pillar el chiste.

    Sigue así.

  6. paul etreides dijo:

    hola, en lo personal encontre DUNE superior a STAR WARS, tanto en historia y en pelicula(no es broma), si bien los efectos son medios mediocres, el personaje es memorable y las historia excelente, el problema radica en que Lynch trata de explicar las cosas desde su punto de vizta y el final es algo forzado, pero potencialmente, mi humilde opinion es superior a Star Wars que contiene una historia para niños chicos

    • Hola Muad’Dib😉
      Gracias por tu comentario. Qué puedo decir. ¡Me pones en un brete! Adoro Star Wars, pero también adoro Dune. Creo que son dos cosas diferentes para públicos diferentes fiel reflejo de las carreras divergentes de David Lynch y de George Lucas. Las comparaciones, son odiosas, así que me quedo con las dos.
      ¡Saludos famélicos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s