Seven


No sabría decir si me gustan las películas de asesinos en serie. Lo que os puedo decir con total seguridad es que odio las películas policíacas. Me aburren soberanamente. Con esta presentación podríais pensar que debería ocupar mi tiempo en una cosa más interesante que un post sobre una película policíaca de asesinos en serie.

Supongo que sí, pero es que “Seven” no es una película policíaca cualquiera y John Doe no es un psicokiller al uso.

Andrew Kevin Walker dijo que se basó en la opresiva atmósfera de NY para generar esta historia y que no le gustaba la Gran Manzana. Menuda capacidad para hacer limonada.

En cuanto a mí, no me cuesta nada sentir la desesperanza del guionista, no por el gran trabajo de David Fincher o de Darius Khondji al plasmar en imágenes esa ciudad sucia, opresiva y lluviosa de edificios cochambrosos, sino por el mensaje que nos transmite desde el primer segundo: “Estamos solos y nadie puede cambiar eso”.

Puede que haya rayos de sol más allá de las nubes que encapotan el cielo, pero no somos dignos de ellos. Y, con sol, me refiero a felicidad y amor.

Toda la película va de gente solitaria, egoísta en lo más profundo, desde las víctimas hasta los detectives. Ese es nuestro pecado y hay que redimirse. Para eso está John Doe, un hombre sin nombre que representa a la ira de Dios. Paciente y constante. Una fuerza de la naturaleza que vive para educar a las criaturas inferiores y que desaparece como un suspiro una vez que ha cumplido su misión.

Algunos dicen que esta película dio pie a una nueva ola de psicópatas metódicos con un fin “intelectual” en su discurso. Eso es discutible porque ya existía Hannibal Lecter, un hombre que podía matarte intelectualmente con su pompa y boato mientras te psicoanalizaba. Cualquiera no se deja comer por un tipo así.

Sin embargo, por Lecter se siente fascinación, pero nunca identificación. Eso es para Matrícula de Honor. Es lo que me gusta de John Doe, porque John dice lo que todos pensamos pero nunca nos atreveríamos a decir en alto. Es un amplificador de pensamientos y por eso no aparece hasta el segundo nudo de la trama.

El guionista quiere que sintamos lo mal que están las cosas y lo terrible que es el mundo. Despiadado, impersonal, imperfecto y, por si fuera poco, poblado de asesinos superinteligentes que matan a gente de bien de formas increíblemente sádicas.

Ya, ya.

Lo que pasa es que hay que generar simpatía por David Mills (Brad Pitt), el muchacho que va a salvar el mundo, que cree que el bien prevalecerá y que no hace falta leerse a los clásicos para atrapar al malvado. O sea, una buena patada en los morros de los que piensan que las cosas son más fáciles si se tienen los ojos azules y el pelo rubio.

También hay que generar simpatía por William Somerset (Morgan Freeman), pero menos. Ése ya es culto y ha pasado por lo suyo. La soledad le atenaza, es un cínico que escucha jazz y desea jubilarse lejos de “la ciudad”.

El caso de John Doe (Kevin Spacey) es especial. Nos lo presentan en los títulos de crédito. Sí. Lo único que no aparece es su cara, pero todo lo que va a hacer y partes de su vida y anatomía se ven en primer plano. Incluso rasgos de su personalidad o su profesión.

Si no me creéis mirad los créditos con esta lista delante:

  1. Manos deformadas: víctima de la pereza
  2. Máquina de afeitar antigua
  3. Desmonta la cuchilla
  4. Se corta la yema de los dedos: por eso no va a haber huellas en las escenas de los crímenes.
  5. Fotos de un hombre gordo muerto: víctima de la gula
  6. Título de la película
  7. Coge un cuaderno, tiene los dedos cubiertos con gasas.
  8. Escribe en el cuaderno: en su casa encuentran más de 2000 cuadernos con sus pensamientos. Paciencia.
  9. Revela fotos a mano, analógicamente: es fotógrafo profesional.
  10. Corta negativos
  11. Corta fotos
  12. Usa celofán
  13. Corta más fotos
  14. Pega foto en papel blanco. Mujer vestida como en los años 40/50 en b/n
  15. Corta la palabra “GOD” de un billete de dólar: es un enviado de Dios
  16. Foto de un tipo gordo
  17. Cae sangre en unos papeles
  18. Foto del hombre gordo y primer plano de las hojas de la libreta llena de escritura, su mano a contraluz escribiendo
  19. Borra con tinta y el dedo palabras de un escrito
  20. Borra palabras de un libro sobre el embarazo y tacha “pregnant”: embarazo de Tracy Mills
  21. Borra palabras de un texto sobre sexualidad: víctima de la lujuria
  22. Borra los ojos de una foto y luego el resto de la cara
  23. Escribe en una libreta
  24. Elige un negativo
  25. Aparecen unas jeringuillas en negativo: víctima de la pereza
  26. Usa unos ganchillos para encuadernar
  27. Fotos de un hombre con una craneotomía
  28. Usa una aguja
  29. Elige un negativo, uno de ellos remarcado en blanco
  30. Enhebra una aguja y encuaderna sus propias hojas: meticuloso.
  31. Con unas pinzas mete pelo en un sobre
  32. Fotos de cuerpos
  33. Quita un poco de algodón de la gasa que le cubre los dedos
  34. Tiene muchas libretas
  35. Aparecen escritas las letras NO KEY

Impresionante, ¿no? Y todo en menos de 2 minutos.

Como ya nos lo han presentado, lo interesante es ver lo que puede hacer con toda esa fuerza de voluntad. Así que acaba con:

1ª víctima: La Gula. (Muerto)

2ª víctima: La Avaricia. (Muerto)

3ª víctima: La Pereza. (Vivo)

4ª víctima: La Lujuria. (Muerta)

5ª víctima: El Orgullo. (Muerta)

Luego se entrega.  ¡Uf! ¡Qué alivio! Tenemos al tipo malo. Sólo que nos cuenta que en realidad nos estaba haciendo un favor.

Cuando una persona no parece loca, tendemos a sentirnos cómoda con ella. El guionista lo sabe y se cuida mucho de que Doe parezca muy calmado. Entreteje su discurso de tal forma que nos hace identificarnos con él.

“La sociedad está enferma y mi obra sólo quiere dar un golpecito en las conciencias” nos dice al oído. “Mira: ese gordo daba asco. La sociedad no acepta a los gordos, se ríe de ellos y los estigmatiza, yo sólo he acabado con su sufrimiento. Ese abogado se enriquecía a costa de violadores y asesinos y era el mejor. Alguien de la más baja estofa que sacaba en libertad a mala gente por dinero. Sólo impedí que siguiese haciéndolo. Luego ese drogadicto, pederasta en realidad. Un hombre peligroso que atacaba niños. Save the children… Y esa prostituta que contagiaba el sida a propósito. No hay nombre para eso. Por no hablar de esa mujer que valoraba nada más que el exterior. Y no tenía por qué haber muerto. Tenía opciones. Un teléfono a mano. Yo creo que se podría hacer incluso una película… se llamaría Saw. ¿Lo veis, muchachos? No soy tan malo como me pintan.”

¡Pero claro, John! Eres un tipo excelente… Cámbiate el nombre a Dexter y serás el héroe de millones de personas.

¿Veis a donde quiero llegar?

Después de eso, sólo nos queda acabar con los sueños de nuestros “protagonistas”

6 ª víctima: La Envidia. (Muerto)

7 ª víctima: La Ira. (Vivo)

En el clímax, John Doe presiona a David Mills hasta conseguir lo que quiere. Por eso creo que es el verdadero protagonista de la película. Él ha sido el que ha guiado los pasos de todos hasta ese punto. Mills y Somerset son sus antagonistas, y bastante débiles. Un par de tipos sin sueños con las vidas destrozadas por un genio del mal. El mazo de Dios ha caído sobre vosotros y nunca os recuperaréis.

Por eso me encanta “Seven”. Porque me da razones para querer ser mejor persona, por mi propio bien.

Acerca de La Guionista Famélica

La Guionista Famélica.
Esta entrada fue publicada en Películas y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Seven

  1. Planck dijo:

    Joer, humana, me he leío er post tó enterito de seguido no sólo porque SEVEN es una de mis películas favoritas, sino porque está escrito con tanta elegansia y nicotina (o ese elemento sin nombre que atrapa irremisiblemente ar lector), que no he podío despegar los ojos de la pantalla. Gran reflexión, sí señó. Aplausos.

    Un saludo alienígena 😉

    • ¡Gracias Planck!
      Es un placer conocer a un verdadero E.T.
      Seguro que dos especímenes como nosotros tenemos miles de historias que compartir 😉
      Ya nos iremos conociendo
      Saludos
      La Guionista Famélica

  2. Dorian dijo:

    Hace muuuuuuuucho tiempo que tenía ganas de ver Seven. Era una de esas películas imprescindibles que aún no había visto. Leí tu post, y eso me empujó aún más a verla. Anoche la ví y realmente me quedé flipado. Ahora es una de mis pelis preferidas.

    Y como dice Planck, enhorabuena por el análisis pormenorizado porque es un auténtico pasote. Sabes contagiar lo mucho que te gusta la peli (conmigo ha sido así) y desentrañas al personaje de John perfectamente. Una ola de mi parte para tí.

    • ¡Gracias por tus palabras, Dorian! Me encanta poder transmitir la pasión que siento por el cine y las buenas historias… y que a la gente le guste. Espero seguir a la altura y animarte a ver nuevas películas con grandes guiones.
      Saludos 🙂
      La Guionista Famélica

  3. Nerea dijo:

    ¡¡Genial analisis de Seven!! Yo tampoco soy muy fan de los thrillers ni del cine policiaco, pero esta pelicula es totalmente brillante, posiblemente, de las mejores del genero. Magnificamente elaborada y con un elenco estupendo. Tambien son brillantes a su manera los personajes que mencionas, como Hanibal Lecter o Dexter. Buen blog el tuyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s