Webserie: Dr. Horrible’s Sing-Along Blog

La webserie que no te puedes perder

Últimamente, La Guionista Famélica está triste. Incluso está pensando en dejar de hablar de sí misma en tercera persona. La depresión es fuerte, lo sé.

De repente un murmullo que comienza a crecer en las oficinas, los autobuses con mala conexión wifi o en los cuartos oscuros (¿Pensabas que no te veía? Anda que…)

– ¡¿Qué dice?! – exclaman algunos que acaban de darse cuenta de la profundidad del drama que les expongo.

– ¿Cómo es posible? – se pregunta Grumito dejando de mordisquearme la oreja. Momento más que oportuno para pegarle un guantazo y evitar que se coma mi pendiente.

– Pero… esta chica parecía tan vital – comentan… ¡A ver, no nos pasemos! Ni que estuviese en las últimas. Un poco flojilla y eso… bueno, ya sabéis. Soy una pobre chica hambrienta. Una pseudo guionista con más sufrimientos que alegrías. Pero vamos, que eso ya lo sabía cuando me compré un portátil e instalé el Final Draft. No es como si me hubiese lanzado alegremente a esta vida de desdicha que es escribir. Pero no es eso lo que me pone triste, no, queridos niños y niñas.

Neil Patrick Harris es Dr. Horrible

Lo que pone triste a La Guionista Famélica es tener un montón de lectores (que los tiene porque las estadísticas y los duendes de WordPress no engañan) que no son capaces de decir ni mú.

CALLADOS COMO PUTAS.

A ver si os enteráis de una vez de que si no tengo nadie con quien meterme no tiene la misma gracia.

Uf, menos mal. No era tan grave – respiran aliviados mis más acérrimos seguidores.

Qué risa cuando dice esto y lo otro, esta Guionista Famélica es una cachonda – oigo susurrar a los internautas por las esquinas virtuales. Ya, ya, pero de que quede por escrito mejor no hablamos ¿no?

MIEDICAS.

Captain Hammer, el superhéroe

Pues peor para vosotros. Siempre respondo, así que la última palabra siempre es mía.

Venga, vaaaaaaa. Para que veáis que no os guardo rencor os voy a hablar de la mejor webserie que se ha hecho en la historia:

Dr. Horrible’s Sing-Along Blog

Bueno – podéis decir-. No es que la historia de las webseries sea muy larga y prolífica. Sí, pero eso no impide que ya haya grandes truños, así que una webserie buena puede ser todo un acontecimiento.

Vamos a ver. He de decir antes de nada que esta serie es de Joss Whedon. Más vale prevenir que lamentar. Lo digo porque sé que hay terribles detractores de mi amado Joss… y como veis, yo no soy una de ellos.

Que si “Buffy” esto, que si “Angel” lo otro… Pues que sepáis que “Buffy” estuvo situada en el segundo puesto de las mejores series de toda, TODA, la historia según el Empire. Después de “Los Simpsons” y por encima de “Los Soprano” y “Perdidos”, así que un respeto.

De “Buffy” ya hablaré largo y tendido, pero ahora vamos a centrarnos en “Dr. Horrible”, que no es por nada pero le debe mucho a nuestra cazadora de vampiros favorita.

En primer lugar, sirvió de precedente, ya que “Once more, with feeling” (Buffy-S06E07) es un musical de los que me ponen los pelos de punta. De esos que están totalmente cantados y la letra de la canción hace avanzar la trama. De hecho, no dialogan hablando en todo el capítulo y hay que hacerles un monumento por ello.

Pues bien, nuestro amigo Joss, cansado de que le ninguneasen con “Firefly” se lanzó a la mala vida con un proyectito para internet. ¿Con quien contar? Pues con la familia. Así que cogió a su hermano compositor (Jed Whedon), a su otro hermano guionista (Zack Whedon) y a la mujer guionista de éste último (Maurissa Tancharoen) y se pusieron a escribir un musical en tres actos sobre superhéroes y villanos.

¿Pero de qué va?

Penny, la chica de la lavandería

El Dr. Horrible es un supervillano que tiene dos objetivos en la vida: entrar en la Liga del Mal y lograr el amor de Penny. Lo malo de todo ello es que es un malvado bastante light y como hombre de a pie es un tipo flacucho y tímido que no se atreve a hablar con su amor. En fin, lamentable…

Su antagonista, Capitain Hammer (Nathan Fillion) , es un cachas al que todo le sale bien y además se ha ligado a Penny (Felicia Day) con malas artes.

¿En serio que no te mueres de ganas de saber qué va a salir de todo esto?

¿Y qué tal está?

Pues es un caramelo. Se estrenó en el 2008, así que ya han llovido ríos de tinta sobre esta pequeña obra maestra de escasos 39 minutos.

La estructura se divide en tres actos (tres episodios):

Acto I: de cómo Dr. Horrible se hace con un arma para entrar en la Liga del Mal y Capitain Hammer le roba a Penny.

Acto II: de cómo Dr. Horrible decide acabar con Capitain Hammer y matar dos pájaros de un tiro: se queda con Penny y entra en la Liga del Mal.

Acto III: de cómo Dr. Horrible resuelve la situación.

Y tiene un final que os va a dejar de piedra. Tocados hasta el fondo y gritando por más.

El supervillano

Para más datos, Dr. Horrible es Neil Patrick Harris – ¡gracias Dios mío por recuperarle en “Cómo conocí a vuestra madre” para mayor gloria de los espectadores! -, que canta como los ángeles.

Dr. Horrible’s Sing-Along Blog se puede descargar de Itunes, pero son tan idiotas que no está disponible para compradores españoles.  Si no lo ponen fácil para comprarlo… peor para ellos.

UAAAAJJAJAJAJAJAAJ… malvadísima risa malvada.

Anuncios
Publicado en Series | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

The Rite (El Rito)

¿Quién duda que es el protagonista?

Ya os comenté, cuando fui a ver “Balada Triste de Trompeta”, allá por diciembre del año pasado, que disfruté mucho más con Sir Anthony Hopkins en los dos minutos que duraba el trailer de “The Rite” (El Rito) que con las excitantes diez horas y pico posteriores que nos regaló amablemente Alex de la Iglesia en su última obra maestra.

Como “El Rito” la estrenan mañana y estoy nerviosa como una colegiala a punto de recibir su primer beso a eso de las cinco de la mañana en el callejón oscuro de la parte de atrás de una rave supersecreta a la que sólo se accede por un mensaje cifrado con hastag en twitter a los cien mejores amigos en facebook de Justin Bieber, pues he pensado que, mientras espero, puedo hacer un par de comentarios para aliviar esta tensión pre-fílmica.

Así que me pongo a buscar el nombre del guionista y las referencias del director para no parecer una bloguera iletrada (si es que eso es posible en la era Google) y me encuentro estudiando información tan exhaustiva acerca de la película al alcance de mi mano, incluyendo la propia película, que al final parece que la haya escrito una servidora y después me haya hecho catedrática del tema.

¿Me pasa sólo a mí o qué cojones? ¿Dónde ha ido a parar todo el misterio que rodeaba antes al cine?

Ya les vale. Me han reventado la diversión.

Seamos claros, si estás leyendo este blog puede ser por varias causas:

1.- Que seas familia directa o indirecta de estos famélicos huesecillos.

2.- Que hayas llegado después de introducir en Google: “anorxeia star famelcia”. Ejemplo claro de que necesitas un buen chuletón, literal y figurado, además de un Ritalín para centrarte y escribir correctamente.

3.- Que estés o rondes la treintena y te guste el cine. Si tienes menos años, puedo resultar cañera, pero descubrirás que soy una tía con mogollón de tacos (sniff) . Si tienes más, dirás que no entiendes estas cosas de los blós: “Yo es que a estos modernos de hoy no los entiendo. Ésta… a veces habla de películas y otras se encuentra con un dibujo animado“.

Si eres como yo y, cuando eras pequeño, el tipo raro del videoclub era tu mejor colega y te guardaba los estrenos, grababas las pelis de la tele con un cassette y las escuchabas de camino al cole, Fotogramas te parecía la caña… hasta que llegó Imágenes, y hacías pinitos de mezclas con el Amiga 500, que era “lo más” para “editar”, con esas credenciales, dime tú.

¿No te acuerdas de cuando enviabas dólares por correo a Estados Unidos para que te mandasen los cómics de Star Wars? Eso sí que es investigación. El cambio de divisas, los nervios porque no se puede enviar dinero por carta y a ver si te lo devuelven, la espera, la llegada del paquete.

Lo jodido de todo esto es que sólo hace quince años y ya es Prehistoria, y lo bueno es que te has acostumbrado tan rápido que no recuerdas ni cómo era esperar a que se rebobinasen las cintas.

Pero no nos desviemos: loado sea el youtube, el google, el paypal y el IMDB. Ahora la información es inmediata, pero me ha destrozado las mariposas en el estómago. Y a ti también, admítelo.

Mirémoslo por el lado positivo: ahora hay que entrenarse en otras virtudes, como la fuerza de voluntad para no informarse.

Como yo me caracterizo por vivir al límite, voy a permitirme tentarte.

Primer Trailer

Este es el típico trailer que hace que quieras ir a ver la película. Te deja con ganas de más y te engancha a tope. Con esto ya estás haciendo cola para verla antes de que la estrenen. No te hace falta más… recuérdalo.

Segundo Trailer

Este es el trailer para los que no han podido esperar a la película. No caigas en la tentación. Da más información de la que necesitas pero… es tan buena. Está ahí, esperándote. Y puedes ver más a Anthony Hopkins, que es un actor soberbio. Aunque te destroza parte de la emoción de qué va a ocurrir. Bueno, tú sabrás. Yo lo he visto, pero es que no tengo remedio.

Un sacerdote sin fe

“El Rito” se estrena mañana en España. El guión es de Michael Petroni, creador de, entre otras, “La peligrosa vida de los Altar Boys”, ayudado por Matt Baglio, escritor de la novela homónima. Su director, Mikael Hafström, fue nominado a los Oscar a mejor película de habla no inglesa por “Evil” en 2003, por lo que rápidamente fue captado por el mercado americano. Creo que voy a echarle un vistazo inmediatamente.

Lo que me gusta de esta película, así, antes de verla, es que sea desde el punto de vista de la Iglesia, porque todo tiene un puntillo malvado: monjitas escandalizadas en una escuela para exorcistas, un joven cura que es escéptico ante la idea del demonio, un cura curtido y falto de fe. Y, por supuesto, el tema universal de lo desconocido, misterioso y fantástico, que me atrae como la luz a las polillas. También la esperanza de pasar miedo, que hace mucho que no lo siento. Exactamente desde “The Ring” (La Señal).

"He visto cosas que nunca creeríais..."

Pero lo que más me gusta de todo es volver a ver en una película a Rutger Hauer, ¡estoy emocionada! Rutger, bienvenido de nuevo.

Publicado en Películas, Trailers | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

De cómo coincidí con Tadeo Jones (y Mario Casas)

No os lo vais a creer, eso por descontado, pero el ayer mismo me pasó una cosa de las de flipar en colores.

Estaba sentada en casa escribiendo, cuando llamaron a la puerta… vale, vale, esta no es la parte de flipar en colores. No seáis impacientes que todo llega.

Como ya sabéis, cuando llaman a la puerta pasan cosas extrañas. Normalmente, mi casa se encarga de personas no deseadas como Hacienda, la Muerte o comerciales del Círculo de Lectores, así que si ella había permitido que alguien interrumpiese un momento de lucidez literaria es que era importante.

Me levanto pensando en lo peor y abro la puerta con cierta reticencia. Miro a un lado y al otro. Nadie. Cierro la puerta. Vuelven a llamar. Ceja levantada. Mirada torva. Siguen insistiendo.

Jones, Tadeo Jones

Abro y me encuentro a Tadeo Jones en la puerta. WTF? Le cierro la puerta en las narices.

Inciso.

Lo siento, estoy en estado de shock. ¿Qué hace un ganador de dos premios Goya frente a mi puerta… y sin renderizar? Me muero de vergüenza. No sé vosotros, pero yo soy una chica muy recatada y se le veía parte de las líneas de colores. Eso es algo muy privado que debe quedar entre él y su modelador preferido.

Voy a por una bata y vuelvo a abrir la puerta.

— Tadeo Jones. ¡Qué sorpresa! — sonrío mientras le lanzo la bata y miro a otro lado —. ¿Cómo tú por aquí?

— Señorita Famélica, buenos días — me saluda con cierta timidez tocando el ala de su sombrero —. Espero no molestarla, pero necesitamos su ayuda urgentemente. Han secuestrado a nuestro Product Manager y sin él no podemos seguir rodando mi nueva aventura.

— No tengo ni idea de por qué crees que yo puedo ayudarte con tu problema — digo yo, mientras pienso que no voy a dejarle entrar. Todavía recuerdo cuando Bitelchús me destrozó la casa. No se puede confiar en personajes de ficción.

— Porque es Pedro Solís. ¡Pedro necesita nuestra ayuda!

— Bueno, Pedro me cae bien, pero no le conozco tanto. Lo mejor es que llaméis al 091…

Vestida de comando daba más miedo, de verdad.

Tadeo baja la cabeza un poco decepcionado. De las sombras surge un sombrero puntiagudo.

— Vamos Tadeo. Vamos a buscar a una guionista verdaderamente satánica.

¡Lo que me faltaba! La Bruxa, ganadora de un premio Goya, vestida de comando con su ratón subido al hombro.

— ¡Eh, eh, eh! Mucho cuidadito con lo que dices. Yo soy la guionista más diabólica que vas a encontrar en todo el país. ¿Ya sabéis dónde está?

— Claro que lo sabemos. Está en el Club — dice la Bruxa, guiñándole un ojo a Tadeo —. Pero no podemos entrar si no vamos con un socio.

Tadeo siempre dispuesto a la aventura

Hummm, no sabía que Pedro había vendido su alma al Hombre de Rojo… claro, ahora me cuadra todo. Cojo mi bolso, la Bruxa lanza un conjuro y nos presentamos en la puerta del Club ipso facto. Entramos. Socios de rancio abolengo cuchichean mientras pasamos. No está bien visto traer a Dibus. Elitistas…

Tras una puerta cerrada se oyen gemidos. Nos tememos lo peor. Tadeo tira la puerta abajo pero Pedro está sentado tan tranquilo y Mario Casas llora desconsolado a sus pies. La Bruxa lanza un conjuro paralizador. El ratón se lanza hacia Mario Casas y, con un golpe diminuto de maestro karateka, le deja para el arrastre.

La Bruxa se tira a los brazos de Pedro.

— Pedro, nos temíamos lo peor — dice Tadeo —. Hemos venido a rescatarte del malvado Mario Casas.

Total: lo que pasaba es que hacía diez horas que Mario lloraba desconsolado pidiéndole a Pedro que le convirtiese en un dibujo animado. Parece que le cuesta un mundo mantenerse en forma y ahora que la animación española está de moda quiere estar en todo. Malditos actores.

Y no os creáis, de esto salió algo bueno:

1.- Pedro consiguió una foto firmada de Mario Casas.

2.- La Guionista Famélica abrió por primera y única vez la Sala  Misteriosa (aunque cómo conseguí la llave es otra historia) y nunca se volvió a saber de Mario… un momento ¿qué Mario?

A morderse las uñas hasta 2012

¿Que no os lo creéis? Peor para vosotros. Lo que no os vais a creer es la calidad de cine de animación que se hace en España. Para descubrirlo, lo único que hace falta es ponerse a ver “La Bruxa” de Pedro Solís (ganadora de un Goya)  o pasarse por la web de Tadeo Jones y ver sus cortos: “Tadeo Jones” y “Tadeo Jones y el Sótano Maldito”, de Enrique Gato (ganador de dos Goyas). Se os pondrán los dientes largos.

A ver si podéis esperar hasta el 2012 para ver su primera película.

Publicado en Mi vida en prosa, Películas | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

De cómo me fui de pitching

El piloto está terminado. ¿Dónde está el productor?

Últimamente, La Guionista Famélica ha estado muy ocupada dando los últimos retoques a una obra cumbre de la ficción universal que está por venir. Pura rutina, vamos. Hacer obras cumbre de la ficción universal no supone ninguna dificultad para estos huesecillos hambrientos desde el pacto con el Hombre de Rojo.

Pero, ya lo he dicho en alguna ocasión: una cosa es escribir como los ángeles y otra que te lo produzca alguien. Evidentemente, este suspiro de cuerpo que se pasea por mi casa y tiene mi cara, no cuenta con colegas influyentes o amiguetes enrollados con contactos en las altas esferas. “Bastante tienes con pertenecer al Club más selecto del infierno y ser eternamente joven” oigo allá, por lontananza. Jodido internauta… si no tienes pasta para hacerme de productor ya puedes morderte la lengua.

Total, que como mi contrato no tiene letra pequeña sobre ventas a terceros y la parte del enchufe está lejos de mis posibilidades, he tenido que recurrir a esa cosa que a los guionistas se nos da tan bien como es:

HABLAR EN PÚBLICO SOBRE NUESTRAS OBRAS

Vamos, el pitching de toda la vida.

Tenéis que saber algo antes de que os meta el rollo. Los guionistas nos reconocemos unos a otros de formas bastante poco comunes pero totalmente aceptadas como estándar en nuestras vidas:

1.- Todo guionista que se precie será un sociópata: si veis a un tipo en el metro que se os queda mirando fijamente como un vampiro de energía que tratase de arrancaros el alma y luego saca un cuadernito y se pone a garabatear como si le fuese la vida en ello, es un guionista.

Escalofrío.

2.- Todo guionista que se precie será un inadaptado social: si veis a una muchacha que lleva un móvil de última generación con el que interactúa, unos cascos de Ipod y va acompañada de gente con la que habla, no es una guionista. Los guionistas que se precian están en su casa viendo series de los sesenta (porque las de los ochenta ya están sobreexplotadas), viendo películas de su infancia una y otra vez (porque volver a las raíces de uno y ser fieles a sí mismo es lo que mola) y leyendo Bloguionistas en el ordenador (porque son guays y han triunfado en la vida, no como tú, inadaptado que por simple comparación te sientes como un protozoo. Merecen restregártelo en los morros)

Doble escalofrío.

3.- Todo guionista que se precie será incapaz de hablar en público: si veis a un tipo que huye por la puerta de atrás antes de que suene la alarma de incendios, es un guionista que ha visto fuego y ha preferido dejar que todos se quemen vivos antes que dar un grito y que decenas de ojos se fijen en su cara. Una barbacoa es un mal menor por evitar un mal rato y por supuesto también está el efecto secundario: si en la sala hay otros guionistas, menos guionistas en este mundo, a más tocamos.

Triple escalofrío.

Y establecidas las bases de la personalidad psicópata de los guionistas, retomemos la idea principal: el pitching.

Como yo soy guionista, aunque muchos se nieguen a aceptarlo, tengo ciertos rasgos de los anteriormente mencionados y prefiero esconderme mil veces  debajo de un sofá haciendo compañía a las pelusas que exponer mi alma ante un tipo al que sólo le preocupa el presupuesto. De modo que decidí ver como lo hacían otros… por una cuestión meramente educativa, no os vayáis a creer.

Así que con la lección aprendida de cómo hay que hacer un pitching, o sea:

1.- El productor quiere ganar dinero porque es un empresario

2.- Como es un empresario es mejor no aburrirle y ser breve

3.- Ser breve significa contar tu idea en cinco minutos

4.- En cinco minutos no se puede contar la historia sino picar la curiosidad

5.- Picar la curiosidad es ser simple y no dar detalles.

6.- No dar detalles capta el interés.

7.- No se puede captar el interés si cuentas más de una idea.

8.- Tu idea en un resumen escrito es el mejor de los recordatorios

9.- NI SE TE PASE POR LA CABEZA LEER. Es tentador, porque a estas alturas y con todas esas carencias emocionales y afectivas que debes tener, unidas al nerviosismo y a la falta de sueño, leer en vez de pensar es un jugoso filete frente a ti que no te puedes comer. Lo siento, la vida es cruel.

"Guionistas" está escrito en pequeñito. Como en buscando a Wally.

Pues con todo esto en mente, me fui al “6º Encuentro Profesional de Productores y Guionistas de Cortometrajes” con la idea fija de que no habían elegido mi guión de corto (que mandé con mucho amor en la fecha establecida), porque era demasiado bueno y sería un error desperdiciar tamaña obra de arte (que por cierto, pasó los cuartos de final en el Page International Screenwriting Awards en Los Ángeles) para un pitching taaaaaaaaaaaaan local.

No siento rencor alguno.

Me siento. Diez pitchings. Diez guionistas elegidos entre noventa. Tres horas. Público: estudiantes de producción haciendo preguntas sin sentido, un representante de la ACE que metía cuña a cada guionista para ver si se asociaban fuese pertinente o no su intervención, un tipo mayor con mucho tiempo y obsesionado por saber de cada guionista su curriculum vitae (ese sí que exudaba rencor). Y poco más.

Esto es profesional ¿no? Me parto de risa.

Dejando de lado las historias, que podían gustarte o no, ver cómo otros hacen un pitching siempre es educativo. La gente era variopinta en sus estilos y su retórica. Algunos simplemente hablaron y otros llevaban ordenadores con presentaciones en flash, storyboards y sugerencias de localizaciones o tratamientos secuenciados. Una persona tuvo la osadía de leer y representar el guión causando gran regocijo entre el público. Aunque, obviamente no pudo terminar, se vio que servía para la farándula.

El mejor de todos, desde mi punto de vista siguió estos pasos:

1.- Abrió un powerpoint sobre el que apoyaba sus palabras

2.- Se presentó a sí mismo: nombre, curriculum.

3.- Presentó su obra: título, duración, género e idea

4.- Presentó su perfil: referencias laborales, otras obras y premios o menciones

5.- Vende como positivos los puntos de su obra que podrían parecer negativos al productor

6.- Habla de referencias sobre las que se asienta su idea

7.- Datos de contacto: mail y móvil. Punto final.

Fue el único al que un productor que estaba en la sala pidió directamente hablar con él.

Y ahora, para que veáis que este blog es una simple tapadera para airear mi obra os diré que si tenéis algún colega productor, mandadle el enlace de este blog. Que se eche unas risas con las mamonadas que digo, que me coja cariño. Que vea que soy una damisela en apuros con unos cuantos guiones que le harían ganar tanta pasta que se retiraría a un paraíso fiscal. Que tengo historias para el niño y la niña en formato corto, largo y serie. Dramedia y Sitcom. Risas y llanto. Suspense y amor. Acción y fantasía. Tramas impactantes e historias profundas.

Si por el contrario, eres un estudiante de producción te acabas de convertir en mi mejor amiguito/a.  Te necesito. Escríbeme. Tú y yo tenemos que hablar.

Una última anotación: por favor, si conocéis al tipo de la ACE, no le paséis mis datos. Jamás.

Publicado en Manual para Guionistas Recientes, Mi vida en prosa | Etiquetado , , , , , | 5 comentarios

Carne de Oscar 2011: Cisne Negro

Sí, sí… ¿qué pasa? ¿No puedo escribir dos post seguidos? Es que hoy he visto “Cisne Negro” y si no, se me olvida lo que quiero decir. No tiene nada que ver con que mañana cualquier comentario será agua pasada.

“Cisne Negro” está nominada a un montón de Oscars pero ninguno a mejor guión… ¡Oooh, menuda sorpresa! Sus guionistas, que son nada menos que tres ( Mark Heyman, Andrés Heinz y John McLaughlin) no fueron suficientes como para que la gente de la academia diese el visto bueno a esta historia que por ahí dicen que es de terror, pero que desde mi punto de vista es un remake lésbico de Showgirls.

¿Alguien se ha dado cuenta de que esta historia está muy bien dirigida, Natalie Portman está que se sale y las coreografías son excelentes? Supongo que por eso es por lo que la sala estaba tan llena que tuve que hacer cola para entrar en la sala. Ojo, en la sala. No hacer cola para sacar entradas o para comprar palomitas.

Como siempre, espoleada por un excelente trailer, me dirijo al matadero fílmico como un corderito…

Inciso: ¿soy yo la única que cree que debería existir un Oscar al mejor trailer? Fin de inciso.

Y ahí estoy yo. Haciendo cola para entrar en la sala. Algo que no he vivido desde Titanic… entonces daba la vuelta a la esquina. Hoy esas cosas no existen y la cola daba la vuelta a los baños de señoras, pero para el caso es lo mismo.

“Vaya… no he podido ir a ver “El discurso del rey” pero parece que he hecho bien. Aquí es donde está la verdadera movida, en las elecciones masivas del público.” Pensé para mí misma.

Empieza la película: Pensamientos.

Natalie como la Princesa Cisne

1.- Esta chica está anoréxica perdida. No Natalie, la protagonista.

2.- Esta chica se ha currado el papel y merece un Oscar. No la protagonista, Natalie.

3.- Esta chica está loca de remate.

4.- ¿Este es el incidente desencadenante? Querrán ser sutiles…

5.- Este hombre es menos sexy que un besugo. El protagonista y Vincent Cassel.

6.- Esta chica es mucho más interesante que la protagonista. Lily… y Mila Kunis, que coño.

7.- ¿Este es el primer nudo de la trama? Bueno, algo con sentido.

8.- Jo, que bien baila.

Natalie como el Cisne Negro

9.- Esta película la ha escrito un hombre…

10.- Esta chica es lesbiana.

11.- La antagonista quiere hacerse colega de la protagonista… esto sí que es innovar.

12.- Me gustan los diálogos.

13.- Winona Ryder no aporta nada. Vete a robar un bolso o algo…

14.- Bueno, por fin se anima la cosa y antagonizamos un poco: drogas, alcohol y ballet no son buena mezcla.

15.- ¡Suéltate la melena de una vez, loca, más que loca! La protagonista, no Natalie

15.- Joder, esto lo ha escrito más de un hombre y mientras escribían se animaban unos a otros.

16.- LOL, qué puntazo. (Escena de madre dormida en la habitación de la protagonista)

17.- Esta tía está loca

18.- Definitivamente han perdido el rumbo.

19.- Segundo nudo de la trama. ¡Sí, hombre!

¿Tensión sexual? I'm afraid not.

20.- A ver. A que la meten en un psiquiátrico… ¡Madre de la protagonista!,! haz algo de provecho! Espera, seguro que ni existe esa madre. Seguro que no existe ni la protagonista.

21.- ¡Toma! ¡Genial momento anterior al clímax!

22.- Oh, pero que bien hace de Cisne Negro. Clímax al canto, fin de frigidez.

23.- ¡Toma! ¡Falso momento anterior al clímax!

24.- Sí, hombre, como que me voy a creer esto, si me habéis estado mintiendo toda la película.

25.- Nadie puede bailar con una puñalada.

26.- Caída a una cama blanca de manicomio. Seguro, seguro, seguro.

27.- Iros a tomar por el culo.

28.- Créditos.

Por eso esta película no está nominada a mejor guión original… C’est la vie. Disfrutad del trailer.

ACTUALIZACIÓN: Natalie Portman, Oscar a mejor actriz. Ya decía yo que esta chica bailaba muy bien.

Publicado en Películas, Premios, Trailers | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 9 comentarios

Carne de Oscar 2011: La Red Social

El hombrecillo dorado más deseado

Queridos niños y niñas: los Oscar ya están aquí.

Sé que no es más que una fiesta para lamerse los culos los unos a los otros y esa clase de cosas que a los americanos les gusta hacer en público, pero a pesar de todo, es genial olvidar el cinismo por un rato y volverme absolutamente superficial.

No sé otros guionistas, porque a estas alturas es de conocimiento público que los guionistas no nos comunicamos entre nosotros, pero a mí particularmente me fascina la noche de los Oscar y es lamentable ver cómo nos esforzamos en los Goya para que parezcan algo digerible y con estilo.

No es que no tengamos capacidad para hacer una buena gala, es que no tenemos gusto para llegarles a la suela de los zapatos. Es una pena, pero ellos lo hacen todo mejor. Cuanto antes lo asimilemos, antes empezaremos a salir de esta autocompasión en la que estamos inmersos.

“Ahhh… Los Oscar” dijo ella con reflexión soñadora. Todos tenemos en la cabeza los Oscar cuando no hay más que una semilla de guionista, director o actor en nuestras cabezas y apenas somos capaces de alcanzar el inodoro o atarnos los zapatos. Espera… no es eso. Es que los Goya ni tan siquiera existían cuando yo era pequeña, así que no había referencia española que me rondase por la cabeza. No pasa nada, tampoco importaba que existiese o no, porque los Oscar son lo único que importa en este mundo.

Lo admito. Cuando yo era pequeña quería ser actriz, como todas las niñas. Yo no era de las que quieren ser bailarinas de ballet, aunque lo intenté. Es una fase que hay que pasar, ¿no? Es lo mismo que cuando los niños decían que querían ser bomberos o astronautas. La diferencia es que no se puede mandar a nadie a una escuela de astronautas con seis años y a una escuela de ballet sí.

¡Malditos maillots ajustados!

De todas formas mi fase de actriz cedió pronto. Después de mi truncada carrera como Rosalinda en “Rosalinda y el Dragón”. Una épica historia de amor y raptos que lamentablemente nunca llegó a ser interpretada con público debido a recortes de presupuesto. Desde entonces, fui consciente de que tenía que buscar un arte en el que el dinero no fuese un obstáculo para alcanzar el reconocimiento de familiares y amigos. A día de hoy ese es el único reconocimiento que estos pobres huesecillos atesoran, pero bueno…para menos da una piedra.

Vamos, el facebook mismamente

Pero a lo que íbamos: los Oscar. Yo sabía que el cine era algo guay. Actriz o no, los Oscar eran la imagen accesible de un Olimpo de glamour y reconocimiento que yo ansiaba por encima de todo. ¡Maldición! Creo que aprendí inglés con el único objetivo de no tener que escuchar la gala con esa terrible traducción simultánea que me aguó la recogida del galardón de Anna Paquin en el 93: “Qué mona está…y tan azul” dijo la locutora de turno. Hay que tener huevos para meter ese pedazo de apreciación personal.

Varios años después, con un perfecto inglés y una bien pagada conexión a Canal Plus, la cosa estaba clara. Nada de actriz, lo que tenía que ser era guionista. Y ahora que lo soy, veo tan lejano Los Ángeles y bien visto, la gala de los Goya, que igualmente podría ser una ameba en lo más profundo del océano primigenio.

Sin embargo, no hay que cejar. Como ya me dijo alguien en una ocasión: “Mira la Penélope. De pequeña cogía un bote de champú y se imaginaba recogiendo un Oscar”… No te jode, como si no lo hiciese cada vez que me lavo el pelo. Treinta y dos putos años lavándome la cabeza y ni por esas.

Y hablando de lavarse la cabeza… ayer vi “La Red Social”. Lavarse la cabeza y “La Red Social” tienen mucho en común desde mi punto de vista. Hoy me he lavado la cabeza y lo más probable es que publique este post en el facebook, lo que hace totalmente compatible este pensamiento aunque parezca forzado.

“La Red Social” está nominada en muchas categorías, pero la única que me importa es la de mejor guión adaptado. Aaron Sorkin es el maestro que ha dado forma a esta metáfora de la vida y ya ha recibido el Globo de Oro, antesala de la gran ocasión como todo el mundo sabe.

La categoría de mejor guión adaptado es raruna: meten adaptaciones, secuelas, biopics y remakes como si el esfuerzo del guionista fuese menor que el de mejor guión original. Como si el que alguien ya hubiese vivido su propia vida supusiese que el guionista entra en otra categoría diferente de escritura porque lo tiene mascado. Bueno, no nos vamos a quejar, así hay dos premios y a más toca. Aunque igualmente me parece extraño.

Aaron Sorkin recogiendo su Golden Globe

Centrándome en “La Red Social” os diré que me gustó mucho. Aunque claro, no te queda más remedio que pensar que Mark Zuckerberg es un mamón de aúpa y que desearías cerrar tu cuenta en facebook si eso fuese posible… y ahí reside la belleza de esta película: que aunque sabes que acaba bien para él, puedes regodearte en que el dinero no da la felicidad y esas gilipolleces que se suele pensar cuando se es un mediocre.

Aaron, que barruntaba a Oscar desde hace meses (ya Carlton Cuse avanzó que era un guión impresionante cuando vino a Madrid en octubre), cuando recogió el Globo tuvo la delicadeza de decir en su discurso lo siguiente

“Si está viendo ésto, quiero decir a Mark Zuckerberg, que el personaje de Rooney Mara hace una predicción al principio de la película, pero estaba equivocada. Te has convertido en un gran empresario, un visionario y un increíble filántropo”

Ya, ya. De ganador a ganador, ¿no?

¿Pensabais que iba a hacer una crítica en toda regla?

Ahí va: “La Red Social”, basada en la vida del creador de facebook es una fría acumulación de hechos y vivencias que apenas aporta nada a la historia del cine. El guionista, toma la excusa de unas muy justificadas demandas interpuestas al protagonista, para articular un discurso del que desde el principio conocemos su final. La sucesión de eventos acaecidos al protagonista no interesan porque no nos sentimos identificados con él, sino que más bien tendemos a odiarle desde la primera línea de diálogo. En definitiva, sentimos que esta historia que habla del éxito de un mito y el fracaso de un hombre es una simple anécdota que nos deja tan impasibles al principio como al final de la misma.

Vale. Ese es mi lóbulo temporal izquierdo.

El derecho me dice que todo eso se puede ir a la mierda porque jamás ha visto unos diálogos tan brillantes, un control más absoluto de la estructura y una capacidad mayor para mantener el interés con algo que realmente no tiene nada que contar. Porque todo lo anterior es verdad, pero en manos de Aaron Sorkin, creador de “El ala oeste de la Casa Blanca” o “Algunos Hombres buenos”, merece un Oscar como una catedral.

Y eso es todo. Aunque a mí, Toy Story 3, me parece un crack. Que quede claro.

ACTUALIZACIÓN: Aaron Sorkin, Oscar al mejor guión adaptado. Y Toy Story 3 Oscar a la mejor película de animación. Me encanta acertar.

La Guionista Famélica habla sobre Seven. También de David Fincher

Publicado en Películas, Premios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Frequently Asked Questions about Time Travel

Los nerds y la viajera del tiempo

Por si no lo sabéis, La Guionista Famélica está con un trancazo de los de aúpa. Y cuando está hecha una braga, como es el caso, ve películas. La verdad es que no tengo ni idea de porqué me da por ver películas cuando me duele la cabeza y estoy a punto de reventar de mocos… supongo que será deformación profesional. Masoquista hasta la médula. Y después de este ataque de auto-compasión os diré que cuando se ven películas enferma, pueden pasar dos cosas.

1.- Que no te enteres de la misa a la media.

2.- Que tengas uno de esos subidones relacionados con la fiebre que te hagan considerar ciertos bodrios una obra de arte.

Tranquilos, hay una tercera vía: que ya hubieses visto con antelación la película. Eso siempre ayuda, porque nadie quiere enfrentarse a un nuevo producto con tos, dolor de garganta y otras lindezas. Es lo que usualmente se ha venido a llamar la Revisión Gripal.

Aunque puede servir para otras enfermedades, tales como el resfriado común, anginas, paperas o infecciones víricas inespecíficas, el nombre no varía por la versatilidad en síntomas del gripazo corriente y moliente.

Ray, Pete y Toby haciendo de las suyas en el baño

Total, que eso es lo que ha pasado con “Frequently Asked Questions about Time Travel”, que es como la sopa de pollo. Ya la has probado antes en mejores situaciones, te ha gustado y crees que puedes volver a repetir en situaciones adversas. Es calentita, agradable y se digiere fácil.

Bien, pues centrémonos. Que yo revise esta película cuando estoy enferma no significa que no sea interesante, sino que es tan buena que se puede ver incluso bajo circunstancias desagradables… algo que no puedo decir de “Barry Lyndon”, que no pasó mi test de los quince minutos y eso que intenté llegar a los veinte. No pudo ser.

Bajo ese larguísimo nombre que resumiré en “FAQATT” se esconde una perlita que los fanáticos de la ciencia ficción, como una servidora, no debéis dejar de ver.

Su guionista, Jamie Mathieson, que antes se dedicaba al típico stand-up comedy británico y ahora tiene el gran honor de contar en su curriculum con esta película y dos capítulos de “Being Human”, no ha hecho nada más en su vida. Bueno, eso y un blog en el que nadie deja comentarios y eso que lleva abierto desde el 2005 y lo alimenta regularmente. Os diría que lo visitaseis, pero seis años sin un comentario define claramente el interés que despierta (o quizás el poco interés que Jamie tiene en recibir comentarios, quien sabe).

Pero no nos centremos en su agitadísima vida, sino en su “FAQATT” y recordad el sutil humor británico. Tan proclive a la mordacidad y a la crítica.

Nuestros héroes después de viajar.

Tres amigos de clase obrera sin ninguna aspiración en la vida se reúnen diariamente para tomar pintas en un pub y hablar sobre fricadas tipo Star Wars, el viaje en el tiempo y la ciencia ficción en general. Uno de ellos cree que los otros dos son unos nerds (o sea nada de chicas, edad mental 12 años), otro es un intento de guionista sin futuro y el último es un enamorado de la sci-fi hasta el tuétano, o sea, el protagonista.

Resumiendo: el protagonista va a la barra a recoger unas cervezas y se da de bruces con una chica que le dice que es una viajera del tiempo que se encarga de reparar filtraciones temporales y que aprovechando que está trabajando en una dentro del pub y sabía que iba a estar allí, no ha podido evitar conocerle siendo una celebridad histórica.

Después de esto, la famosa filtración temporal dará cada vez más y más juego, liando a nuestros muchachos en bucles espacio-temporales, paradojas y demás tópicos relacionados con el viaje en el tiempo… y todo sin salir del pub. Y casi del baño…

Como ya sabéis, me encantan las películas basadas en el guión y esta lo es. Nada de grandes despliegues ni explosiones universales. Nada de naves espaciales o extraterrestres monstruosos. Sólo un guión brillante lleno de la parodia cutre que caracteriza a nuestros vecinos anglo-sajones… si es que esta gente ha hecho “Dr. Who” ¿qué esperabais?

Publicado en Películas | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

Misfits. La serie.

Una nueva serie de culto

Si has llegado a esta página buscando la película clásica de John Huston (The Misfits) o eres un fan acérrimo de la música de The Misfits no has dado en la diana, pero quedate. Me lo agradecerás por los siglos de los siglos y amén.

No es que no quiera hablar de John Huston y Arthur Miller o que no me gusten las bandas punk hipermaquilladas que enseñan el torso musculoso, aunque seamos sinceros: Kiss ya lo dijo todo más alto y claro hace décadas. No, queridos adoradores de Satanás y enamorados de Marilyn Monroe a partes iguales. No es que no quiera hablar de “Misfits” de segunda clase. Es que quiero hablar de MISFITS con (ya lo habréis notado) mayúsculas.

Espera, espera. ¿Qué no tienes ni puta idea de qué estoy hablando y crees que la falta de alimento me está sumiendo en un pozo sin fondo de locura y degradación? No vas mal desencaminado porque estoy loca. Pero por esta serie británica inclasificable que mezcla, ciencia ficción, súper-héroes, violencia, adolescentes inadaptados y unos guiones de Howard Overman que quitan el hipo, el sentido y las ganas de volver a decir que “Héroes” era una buena serie en sus mejores momentos.

Los inadaptados al completo

Lo primero es lo primero. Misfits es el nuevo trend-series. Diga como se diga es la pura realidad y si estás leyendo esto eres muy pero que muy afortunado, porque te vas a convertir en el rey o reina del mambo de tus amistades. No vais a hablar de otra cosa y hasta es posible que os juntéis frente al Jdownloader o al Mipony para observar cómo se van descargando minúsculos porcentajes de un nuevo capítulo… como diminutos gatitos-vampiro deseosos de una lametada de sangre fresca, ávidos de vuestro particular chute de Nathan o Simon. Y lo más importante, recordad que yo, La Guionista Famélica os ha abierto los ojos a la más hermosa de las ficciones extranjeras.

El Piloto: ¿pero de qué va este bombazo?

Nathan

Cinco adolescentes de clase media-baja londinense son obligados a desarrollar trabajos comunitarios en un edificio del gobierno en el extra radio tutelados por un trabajador social. Estos cinco personajes de primeras parecen hechos con escuadra y cartabón: más unidimensionales que una línea de tiza en el suelo.

Simon

Nathan: el irreverente. Un bocazas que se cree guay pero es un payaso.

Kelly: la barriobajera. Una especie de choni poligonera británica a la que esperarías ver con un bombo y unos pendientes de aro dorados.

Alisha: la guapita. Una putilla snob y creida acostumbrada a tener a todos los hombres babeando.

Alisha

Curtis: el deportista venido a menos. De las Olimpiadas a limpiar graffitis por posesión de drogas.

Simon: el raro. Un tipo que parece un sociópata, reservado hasta decir basta y con una elección de vestuario salida de Psicosis.

Bien, pues estos inadaptados sufren un “accidente”: súbitamente se forma una tormenta y les cae un rayo. Pero no es un rayo cualquiera. Les transforma y les  da ciertos poderes.

Kelly

Kelly puede oir lo que piensan otros, Alisha provoca lujuria cuando alguien la toca, Curtis viaja en el tiempo y Simon puede volverse invisible. Nathan no puede hacer nada… pobrecito.

Curtis

Pero claro. La tormenta no ha sido sólo sobre su cabezas. También ha afectado al resto de la ciudad obsequiando a otras personas con poderes que iremos conociendo a lo largo de la temporada y que os dejarán con ganas de más.

Evidentemente, la cosa deja de ser unidimensional para convertirse progresivamente en mucho más que multidimensional. Yo diría que espacio-tiempo-multi-universional. ¡MOLA!

Y el guión, ¿qué pasa con el guión?

No puedo asegurarlo, porque ya me he llevado terribles decepciones en el pasado y no miro a nadie pero tengo en mente una isla y en su costa se ve una estatua rota de la que sólo queda un pie de aspecto egipcio. O sea, que ya no pongo la mano en el fuego por nadie, pero Misfits es una serie redonda. De esas que saben a donde van y no se andan con gilipolleces tales como lanzar mierda misteriosa de bestseller al final del capítulo para que vuelvas la semana que viene.

Misfits no hace eso porque respeta al espectador y yo lo agradezco. Y tú, que vas a ver este piloto ahora mismo, también.

Yo creo que Perdidos ha hecho mucho daño. Y mucho bien. En primer lugar ha hecho mucho daño porque nos ha fallado en la resolución. Ha tratado de lanzar mucha mitología sin la intención de resolverla y eso es traición. También ha hecho mucho bien porque ha sido tal la cagada, que no se volverá a repetir. ¿Tienes una serie compleja? ¡Felicidades! Que sea compleja no significa que no puedas explicar punto por punto cual es la complejidad para que todos se queden satisfechos.

En traje de faena

Pero para eso hay que trabajar duro y saber hacia donde va la historia. En definitiva, hay que establecer las bases antes de lanzarse a ver lo que sacamos de aquí. Y creo que eso es lo que tiene Misfits. Una complicación progresiva pero totalmente pensada a priori. ¿Qué como lo sé? Sólo tenéis que ver con cuidado la primera temporada y disfrutar como locos de la segunda, porque os puedo asegurar que es absoluta dinamita. En seguida os daréis cuenta de que esta serie  lo comparte todo sin trucos desde el principio.

El piloto sin duda hace lo que tiene que hacer un piloto: es brillante dejando ganas de más. El ritmo es trepidante y los diálogos son frescos, graciosos y expositivos sin ser intrusivos.

Amistad según Nathan

Pero lo mejor es la presentación de personajes. Es asombrosa porque da espacio a lo que vendrá después y evoluciona de tal manera a lo largo de la primera temporada que nos encontramos ante un encaje de bolillos de emociones y experiencias que no os van a dejar indiferentes. Especialmente en el personaje protagonista. No os diré quien es, porque es esa clase de protagonistas que hay que descubrir con delicadeza. Como un regalo cubierto de algodón que se abre capa a capa y que supone una de esas alegrías que no se pueden pagar con dinero.

¿Y el resto?

Pues aunque no os lo creáis, el resto es pura poesía cubierta de sexo, violencia y blasfemias. Una mezcla del tipo pepinillos en vinagre con chocolate, que parece que no mezclan bien pero ¡qué bien mezclan!. Una fotografía absolutamente cinematográfica, unos títulos de crédito que pasan directamente a la historia, una dirección brillante y una banda sonora que arrasa en los playlists.

Parodiando Héroes

¿Qué más se puede decir? ¡Por supuesto! HAY QUE VERLA EN INGLÉS. No es una chorrada gafapastera. Es primordial verla en original porque lo vas a disfrutar tanto que merece la pena. Que no te eche para atrás. Hazte con unos buenos subtítulos.

Como final, una advertencia: escoge bien el momento para verla o te arriesgas a convertirte en un paria para tu familia. Si empiezas, no paras. Y cuando lleves cuatro o cinco capítulos seguidos y hayas montado un fuerte alrededor de la tele para que no se te acerque nadie, los ánimos podrían crisparse.

Ya hay dos temporadas, pero desearás que llegue finales de 2011 para ver la tercera. Si quieres saber más, visita Channel 4. De regalo os dejo esta mini entrevista con Tom Green, su director. Y no, no es el de Road Trip.

Publicado en Series | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 10 comentarios

Cortos de animación: Goya 2011

Me gusta el cine en píldoras. Bueno, ya sabéis que en realidad me gusta todo el cine, pero si la historia es corta, se puede disfrutar de ella como un buen perfume: no hace falta mucha cantidad para que te quede un buen recuerdo. Pero no os voy a mentir: es difícil disfrutar de ciertos placeres y éste no es una excepción.

¿Cuántas veces habéis paladeado un buen cortometraje animado en pantalla grande? Seguramente muy pocas. No es extraño, ya que los cortos no se distribuyen en los cines a menos que estemos hablando de un festival o un concurso. Particularmente sólo he tenido la posibilidad de ver cortometrajes en el cine cuando he ido a ver películas de Pixar.

Como todo el mundo sabe, John Lasseter comenzó trabajando como animador en películas para Disney y luego creó Pixar mientras trabajaba en la Industrial Light & Magic de Lucas. Lo que sabe menos gente es que lo que le abrió las puertas para la escisión de George Lucas fue la magnífica escena del “Caballero de Cristal” en “El Secreto de la Pirámide”.

Después de eso, se lanzó al mundo del cortometraje animado por ordenador con el encantador “Luxo Jr” y el resto es historia.

En definitiva: si ya de por sí, el mundo de los cortometrajes es de difícil acceso. El de los cortos animados más. Por eso es gratificante ir al cine y ver animación en pantalla grande.

Los cortos que están nominados a los Goya en la categoría de animación este año, los han presentado en Cortogenia (Madrid). Una gente a la que no se le puede agradecer más que se dediquen a mostrar lo mejorcito del panorama español en el cine Capitol. Como tiene que ser: una gran oportunidad de pasar una tarde viendo buen cine gratis.

“¡Ufff!, ¡qué pereza!”, podríais decir vosotros. “¿Cortometrajes españoles? Será como el cine español pero en cinco minutos. No voy ni regalado”.

PUES MAL.

Porque el corto tiene dos características de las que no goza el largo y que hace que no sea lo mismo ni por asomo.

1.- Es corto: ya, ya. Menuda obviedad.

Pues mira, no tanta. Si algo es más corto es más barato y si es más barato, arriesgaremos más. Es decir, que se te ocurre la locura padre pero para 90 minutos necesitarías empeñar los dientes de oro de tu abuela y rezar a San Judas para que Bill Gates decidiese hacerte su heredero universal. Sin embargo, si lo hacemos en 3 minutos, sólo hay que pedir un préstamo personal al 20%…y siempre puedes tentar al matón que te pasó la pasta en un rincón oscuro con si le interesaría ser productor cinematográfico. A veces los oropeles del show business pueden funcionar con gente ambiciosa o con la familia, si viene al caso.

Pero no nos desviemos. Lo más importante de todo este speech es lo de “arriesgar”. ¿Quién no tiene una cámara de video? ¡Quién no tiene una idea brillante! Quien no tiene un productor, tiene un par de amiguetes dispuestos a hacer la mayor cagada del universo y echarse unas risas.

Evidentemente, es preferible un poco de dinero para los focos y un trípode, pero si no hay una gran presión para sacar beneficios, la imaginación vuela libre y se puede acabar con cosas increíbles.

2.- Es una carta de presentación. Sin acuse de recibo.

Nadie va a apostar por ti y te va a dar tres millones de euros sin saber lo que vales. Porque si alguien tiene tres millones de euros podría ponerlos a plazo fijo y vivir de puta madre. Por eso los cortos son lo mejor de uno mismo. Lo das todo porque confías en que eso te va a llevar a otro lado.

Evidentemente, hay otras razones por las cuales el cine de cortometraje español es muy diferente al de las películas que podemos ver en el cine. La primera de ellas es que narrar el precoz despertar sexual de un joven durante la guerra civil con su vecina madura no es factible en menos de 5 minutos… por ejemplo. Como podía ser este tema podía ser otro, ¿eh? A ver si me vais a empaquetar el último informe de la Academia.

Y hablando de churras, recordad que este es un blog sobre el guión y volvamos a los Goya.

Este año han nominado a:

Poesía en movimiento

1.- Exlibris: mezcla de imagen real en stop-motion y animación de diversas clases. Sinceramente, no es un cortometraje al uso. Lo definen por ahí como “poesía audiovisual”. Pues muy bien. A mi me dejó fría. Muy bonito y eso pero carente de todo interés guionísticamente hablando. Su directora y guionista es María Trénor

La línea narrativa es un libro que leen varias personas (supuestamente El Quijote).

Un hombre entre ruinas: aprovechan el decorado para dibujar unas figuras que bailan en los muros caídos de los edificios. Muy poético. El hombre deja una flor en el libro que recoge una joven en la playa: sola y absolutamente desnuda, por exigencia del guión. Así, súper en consonancia con el universo. En la arena se dibujan unos caballos que trotan. Muy poético. Luego se viste y deja arena en el interior del libro, que cae en el baño de un tipo que está cagando y se oye. Todo mega lírico. En el papel higiénico se dibujan unos molinos de viento. Finalmente, una señora en la cama. En la pantalla de su mesita de noche se reflejan sombras chinescas con la forma de Sancho Panza y su burro.

En definitiva. Muy bonito.

Una bruja enamorada2.- La Bruxa: no soy una experta en esto de la animación, pero diría que “La Bruxa” está hecha por ordenador. Su director y guionista, Pedro Solís, ha escrito un corto encantador, por eso no se puede destripar como “Exlibris”. Una bruja quiere vivir su propia historia de amor con un príncipe y decide hacer un encantamiento a su rana para transformarlo en el hombre de sus sueños. Tiene golpes muy divertidos y un final tierno. Hay que verlo.

Animación Épico-fantástica

3.- The Tower of Time: bueno… sinceramente no se que decir de “La Torre del Tiempo”. Para empezar pusieron una copia en inglés con subtítulos en español y eso no me gustó. Pero no pasa nada. Después empezó y me dio la sensación de estar en otra película: en Final Fantasy. Pero no en la versión moderna y actualizada de la película del 2001 (Sí, esa que provocó la bancarrota de su productora porque debieron ir a vela sólo los fans pero que por lo menos tuvo mérito porque era 2001), si no en la versión “El Rescate del Talismán”… bueno, ahí me he pasado, pero os hacéis una idea. La historia es absolutamente pueril. De esas que dices: “tu target no son los niños, ¿porqué me cuentas esto?”. Además podría servir para una película entera pero te la cuentan en unos 15-20 minutos. La acción entra in media-res cuando una muchacha se planta en una torre medieval y aparece un monstruo con una coraza de consoladores fluorescentes que la dice que es la única esperanza de su mundo y bla, bla, bla. Como hay que entrar en harina lo antes posible todos los diálogos son explicativos y destrozan todo interés que se hubiese despertado en cualquiera mayor de seis años.

La plastilina más cañera

4.- Vicenta: un corto de animación con plastilina. No sé porqué pero la plastilina es uno de esos medios que asocio a los cortos más bestias o por lo menos, más transgresores. Seguro que las mentes de los artistas de la plastilina son todo campos de amapolas y atardeceres en tonos rosados, pero la de Sam, director y guionista de “Vicenta” ha preferido no enseñarnos eso. La protagonista es la típica mujer esclavizada por un tipo repugnante, tacaño y adúltero con un montón de pasta que no suelta ni a la de tres. El doblador del marido es Santiago Segura. Para ir haciendo boca de su franquicia de Torrente. Total, que el marido la palma y el dinero no aparece, así que Vicenta, ayudada por su sobrino e inspirada por Víctor Frankenstein tratará de traerlo de vuelta para que suelte prenda sobre donde lo guardó.

Vicenta no es un corto para niños. Una penetración por detrás con máscaras sado o un cerebro a la vista no deja de serlo por mucho que lo modeles en plastilina, así que ya está dicho. Sexo y violencia gratuitos, pero muy divertido. Con golpes buenos y un final un poco flojo que mejora con el tag.

Mi opción personal: La Bruxa. ¿Quién creo que ganará? Vicenta.

Y para todos los que disfrutáis como yo del cine de animación, os dejo con mi corto favorito de todos los tiempos: “Boundin’ (Saltando)”

ACTUALIZACIÓN: ¡alegría! ganó “La Bruxa”. Bien merecido.

Publicado en Cortometrajes, Películas, Premios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Terminando el año: Balada triste de trompeta


Locura y payasos, dos temas recurrentes en Alex de la Iglesia

Queridos niños y niñas: si adoráis a Alex de la Iglesia, si creéis que las frases “¿Tú eres satánico, verdad? -Sí, ¡y de Carabanchel!” son lo más y pensáis que los “Crímenes de Oxford” fue la culminación a una carrera cinematográfica llena de obras maestras, mejor no sigáis leyendo.

No es que no esté de acuerdo en que Alex de la Iglesia haya hecho cosas interesantes y transgresoras a principios de los noventa, incluso me parece bien que tenga acérrimos seguidores, que sé que los tiene. Y de hecho, a mí me gustan algunas de sus películas, como “Crimen Ferpecto” y “La Comunidad”. Pero mucho me temo que “Balada triste de trompeta” no es una de ellas.

Así que estáis avisados: si no estáis preparados no leáis.

Y se hizo el trailer… y el trailer era bueno.

Pero no puedo decir que a mí me pareciera bueno y estaba un poco frustrada, la verdad, porque me suele gustar la sangre, la violencia gratuita y la mala leche.

Pensé: “Vaya, se me está revolviendo el estómago. Esto es el preludio de una película que quiere aparentar mucha realidad donde debería haber mucha fantasía”.

Me explico: todos habéis visto “Kill Bill”… y si no la habéis visto, no sólo debéis dejar ahora mismo de leer esto, sino que debéis ir rápidamente a vuestro… Pero, ¡qué digo! ¡Claro que la habéis visto! Pues bien, estoy segura de que recordáis la cantidad de sangre por centímetro cuadrado de esa película, pero a nadie se le revuelve el estómago con ninguna de las dos partes. ¡Está claro! La acumulación de cosas terribles hace que nos distanciemos y seamos más conscientes de la fantasía. Y no sólo eso. Recordemos la premisa dramática: una mujer reclama venganza. Vamos, que es esperable que vaya a haber algo de color rojo.

Regresando al trailer. Lo vi: estética “interesante”, ritmo trepidante y su único diálogo, algo propio del portero de “Aquí no hay quien viva”… lo que no tiene que estar mal, necesariamente. Pero seguía con ese malestar estomacal. Entonces, y viendo mi transitoria incapacidad para decidir si ir a verla o no, se lo enseñé a mi amigo Anagnórico. Él, que tiene gustos bastante parecidos a los míos y también es guionista, saltó literalmente del sillón porque le parecía impresionante y quería ver la película lo antes posible.

“Si a él le parece tan cojonuda, ¿quién soy yo para negarme a ver a un payaso dando machetazos?”, me reproché.

Y se hizo la oscuridad en la sala… y la oscuridad era buena.

En los trailers disfrutamos de uno genial sobre exorcismos: “El Rito”, con el deslumbrante Anthony Hopkins. ¡Ñam, ñam! Y después empezó la película.

Y se hizo la película… pero, ¿de qué iba?

***Aquí empiezan los spoilers***

¿Iba de un muchacho que pierde a su padre en una guerra injusta? ¿Iba de la obsesión de ese muchacho por una mujer maltratada y las consecuencias que de ello se derivan? ¿Iba de reírse de cosas como el franquismo y la religión?  ¿Iba de la locura? ¿Iba de Carlos Areces en pelotas?… esto lo digo porque aquella visión atroz bien podrían habérmela evitado.

Pues bien, iba de todo eso y al final no iba de nada. Meros retazos inconexos que pretendían ser un ejercicio de transgresión trasnochada.

Vamos a dividir cronológicamente la película, como hace un buen carnicero: separando la carne del hueso.

El padre del protagonista preparándose para dar candela

1.- La Guerra Civil: el elemento recurrente del cine español, con ese regustillo rancio que los espectadores ya no soportan más. Pero, ¿cómo será desde el punto de vista de un hombre al que le molan tanto las cosas un poco a lo bruto? Pues a lo bestia. Un Kill Bill vestido de payaso con un machete en la mano. A priori podría estar bien y a posteriori también. A mí me pareció un poco facilón poner a Santiago Segura con tutú, una peluca de rizos rubios y barba de varias semanas a dar mandobles a diestro y siniestro, pero no se puede negar que llamar la atención, la llama. Y empezar una peli tan fuerte pues está bien.

Curro Jiménez más chulo que un ocho

De repente aparece Sancho Gracia haciendo de malo malísimo subido a un corcel como en sus años de “Curro Jiménez” y eso también impone porque sabemos que la va a liar, pero se queda en agua de borrajas como planting. Luego, el ya crecidito hijo de Santiago Segura, quiere rescatar a su padre y pone una bomba en el Valle de los Caídos montando un cirio del tres. Ahí se vuelve a encontrar con Sancho, que mata al padre, y aquí podríamos tener la semilla de la terrible venganza… pero no.

Así que pasa el tiempo y el niño vengador se convierte en Carlos Areces, al que todos tenemos en mente como parte de la Muchachada de Joaquín Reyes, por lo que estamos predispuestos a ser bondadosos con él. Por esas risas que nos solía regalar.

El payaso triste sin maquillaje

Bien, pues esa falta de carisma que nos hacía tanta gracia en “La Hora Chanante” y otras porque creíamos que era a posta, resulta que también aparece aquí y ya no trata de hacer gracia. El niño vengador (que en plena adolescencia pone una bomba y que de mayor se podría haber convertido en un revolucionario con capa y espada) se ha convertido en un tipo anodino, un mindundi ninguneado por la vida que no encaja con lo que hemos visto hasta ahora.

2.- El tema del circo y sus anexos: me gusta. Es lo mejor de la

Un diseño artístico excelente

película. Tiene un encanto especial porque retrata la vida de unos outsiders. La cutrez de una España a medio construir. La ropa setentera de colores y estampados que no encajan. Las pelucas imposibles. La lucha porque siga el espectáculo pese a todo porque hay que comer.

Una pareja hecha en el cielo

Carlos Areces llega a ese circo para ser payaso como su padre. Allí se encuentra con una mujer que ni le tiraría un pedo a la cara de lo impresionante que es y se enamora de ella. Ella es como el perro del hortelano y tiene un novio payaso abusón. Así que les hace carantoñas a los dos: al maltratador porque folla como los ángeles y al protagonista porque… bueno, porque es el protagonista. No hay otra justificación. Y es desolador porque, al tomar esa decisión de guión o de reparto, se carga la credibilidad: ES IMPOSIBLE QUE NOS CREAMOS QUE SE ENAMORAN

La tercera parte en discordia

3.- El triángulo amoroso: de Areces y de la mujer impresionante ya hemos hablado. El que falta es el payaso abusón: Antonio de la Torre. Que hace de un maltratador tan asqueroso y vicioso que levanta él sólo cada escena que antagoniza. Podríamos plantearnos: esta mujer vive en un sinvivir. Por un lado se enfrenta a un demonio y tiene miedo de dejarle pero le molan sus pantalones más que a un tonto un lápiz. Por otro lado, tiene a un perro faldero colgado hasta las trancas de ella pero… es Carlos Areces. Sinceramente es complicado. Así que se pasa la película de uno a otro y de otro a uno en una vorágine de degradación física de la que sólo ella se salva. Y cuando hablo de degradación física me refiero a que los dos pretendientes quedan desfigurados y destrozados.

Lo que nos lleva a la parte más incongruente e inconsistente del relato, que llega cuando Areces le machaca la cara al maltratador (rollo pasivo agresivo) para defender a la chica y huye de la policía.

4.- Una serie de catastróficas decisiones:

La locura: alguien se puede volver loco y hacer cosas raras. Pero, ¿tan raras como huir a un bosque, quedarse totalmente desnudo y cubierto de barro durante mucho tiempo y comerse un ciervo crudo sin ser el “Último Superviviente”?

Sancho Gracia Returns: resulta que Areces, en su locura, no ha ido a parar a un bosque normal, sino al coto de caza de Sancho Gracia, y éste, después de unos veinte años, ¡¡es capaz de reconocerle!! Como estar desnudo impone mucho, ¡¡Areces se deja atrapar por él!!, se convierte en su esclavo y es usado como si fuese ¡¡uno de los perros de Sancho!! Como Areces es pasivo agresivo, estará incubando algo ¿no?

Franco, el hombre bueno: como Sancho es un tipo malvadísimo

El Malísimo con Franco

y favorable al régimen franquista, invita al Generalísimo a una cacería. Pero a Franco no le gusta que trate tan mal al perro-muchacho. Lo repite varias veces: “Ay, no me gusta lo que haces con este hombre”, “Ay, esto tiene que acabar”. Y yo pensé: ¡Ole, ole, ole!, esto sí que es echarle huevos a la cosa… a ver cómo lo arreglas. Un segundo más tarde, Areces le pega un mordisco de aúpa al dictador, que amablemente le acercaba la mano al pseudo cánido. Me eché a reír al unísono con el resto de la sala, pero fue como una canción de Georgie Dann. Sí, hombre, esas que te parecen divertidas cuando estás en el fragor de un baile en la plaza de tu pueblo a las doce de la noche de un día de verano. Al día siguiente te levantas y no te la descargas en tu iPod para escucharla de nuevo. De hecho, te sientes un poco mal contigo mismo cuando, recordando la noche pasada, te das cuenta de que tu carrera de filosofía y tu máster en literatura comparada no te han servido para nada.

Es decir, reflexionemos: ¿para qué ha servido todo ese inciso tremendamente irregular y fuera de contexto que es la huida de Areces a un bosque? ¿Para qué ha servido que nos mostrasen la historia del padre muerto y la venganza? ¿Para qué sirve Sancho Gracia? Pues ha servido para que nos riésemos durante tres segundos y nos cabreásemos con esta película para los restos. Porque en mi pueblo, donde en las noches de verano suena Georgie Dann pero todos tenemos carrera y máster, eso se llama manipular descaradamente al espectador. Se llama generar expectativas donde no las hay y se llama construir una idea con ínfulas a partir de un chiste malo.

Voy de liberado por la vida. Vaya, hombre, cuando ya no hace falta: como es imposible mordisquear a un dictador y no morir en el intento, consideran oportuno “sacrificar” al perro-muchacho.

Entonces nuestro amigo tiene una revelación mariana con la cara de la tía buena y decide desatar su venganza por doquier. Para ello confecciona un traje de payaso con accesorios y vestimentas religiosas con una habilidad que ya quisieran algunos diseñadores de moda y se planta una especie de mitra de obispo en la cabeza. Se quema la cara con ácido y una plancha… a saber con qué finalidad, y empieza a matar a todo el mundo.

Y yo me pregunto, ya sé que en la España de los setenta no había muchas opciones religiosas, pero si quería ser transgresor, hacer pupa donde más duele, levantar una voz a favor o en contra del fanatismo, de la locura o de lo que sea, ¿no hubiese sido mucho más efectivo que el traje de payaso hubiese sido de imán o de rabino? Espera, que oigo vocecillas en lontananza: “¡Que no somos tan transgresores! ¡Que lo fácil es meterse con algo que no va a ponerme en una lista negra!”. Ya lo decía yo.

¿En serio? Esta mujer ni miraría al protagonista

5.- Pero, ¿esto se acaba o no se acaba?: claro que sí, pero para eso hay que retomar lo que dejamos abandonado antes del chiste de la cacería. Areces vuelve para matar al maltratador, a la tía buena y a quien se le ponga por delante. El clímax, como no podía ser de otra forma es en el Valle de los Caídos, y es tan largo como innecesario. A estas alturas nos ha dado tiempo a pensar que esta película no se centra, te ha robado 8 euros y se ha reído de ti a la cara, así que casi ni me acuerdo del final.

***Y aquí acaban los spoilers***

Salimos del cine preguntándonos qué hemos hecho mal en esta vida para creer que este guión es malo. Ha ganado en el Festival de Venecia y está nominado al Goya. Tiene que ser bueno por obligación. Toda esa gente sabe más que nosotros, ha hecho más películas, son más famosos y sus guiones ganan premios. Nosotros no somos nadie. Si acaso, unos guionistas famélicos que escriben después del trabajo. Pero no os olvidéis de algo: también somos espectadores y estamos cabreados.

Publicado en Películas, Trailers | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios